Juegos de Mesa Infantiles Featured

Rate this item
(0 votes)
Wednesday, 15 April 2020 11:15; Read 273 times Last modified on Thursday, 04 June 2020 18:56
Juegos de Mesa; Print Email

Para los niños el juego no sólo es una distracción, sino un aprendizaje, por eso es tan importante hacer una buena elección de lo que les regalamos. Los juegos de mesa para niños son muy buena opción para ayudarles a desarrollar habilidades o destrezas, además de hacer que pasen muy buenos y divertidos momentos.
Acá les mostramos algunos de los que tenemos disponibles en nuestras tiendas.

La Polilla Tramposa
¿Hacer trampa es malo? no en este juego… de hecho, tendrás que ingeniártelas para hacer trampa sin que te descubran.

En polilla tramposa, los jugadores empiezan con ocho cartas y tendrán como objetivo, deshacerse de todas las cartas en su mano antes que cualquiera. Pero hay algunas cartas que te dan más cartas y otras que no se pueden descartar de la forma normal, en lo cual uno deberá buscar formas “alternativas” para librarse de ellas.

Monopoly junior
¡Bienvenido al primer juego Monopoly para niños, donde pueden ganar dinero de la manera más divertida!
El juego Monopoly Junior es como el clásico juego Monopoly, pero es accesible y emocionante para los jugadores más jóvenes. Es rápido, simple y lleno de sorpresas. Los niños eligen su ficha Junior favorita y aprenden a pasar Go, comprar propiedades y cobrar el alquiler. Los billetes únicos mantienen las transacciones rápidas y fáciles.

 

 La liebre y la tortuga
La liebre y la tortuga es un juego de carreras en el que el movimiento no tiene nada que ver con el azar. En cada turno, puedes mover todas las casillas que quieras, siempre que puedas pagarlas, claro. Necesitarás zanahorias para pagar tus movimientos y, cuando te quedes sin ellas, tal vez debas retroceder para conseguir más.
Publicado por primera vez en 1974, La liebre y la tortuga fue el primer ganador del prestigioso Spiel des Jahres y se ha convertido en un clásico moderno

 

 

Jungle Speed
Jungle Speed es un juego adictivo, de partidas cortas entre amigos, que asegura noches de risa y buen rollo. Cada jugador recibe un montón de cartas de las que deberá librarse para ganar la partida.
Los jugadores van, uno a uno, sacando cartas y cuando aparezcan dos cartas exactamente iguales, los dos jugadores que las sacaron deben competir por coger el tótem, una pieza de madera en el centro de la mesa.
El que consiga coger el tótem primero da parte de sus cartas al pobre que no lo consiguió y se reanuda la partida pero cuidado: algunas cartas se parecen mucho sin ser iguales, y coger el tótem en esos casos tiene penalización.
Además varias cartas especiales añaden más pimienta a una receta perfecta de diversión.